Traumatología y más

Me he roto el tendón de Aquiles ¿debo operarme? Todos los pasos para tu recuperación

Por Dr. Eugenio Ferrer. Traumatólogo

¿Es posible que un tendón tan grueso y potente como es el tendón de Aquiles se pueda romper espontáneamente?

Si necesitas saber qué tratamientos hay, si debes operarte, cómo es la recuperación y qué tipo de bota ortopédica necesitas para que tu tendón cicatrice adecuadamente, no te pierdas este artículo.

  1. facebook
  2. google
  3. twitter
Me he roto el tendón de Aquiles ¿debo operarme? Todos los pasos para tu recuperación
El tendón de Aquiles es el segundo más grueso después del tendón rotuliano

El tendón de Aquilestendón calcáneo es el más conocido del cuerpo humano y es uno de los que más carga mecánica soporta.

Es habitual creer que para romperse un tendón hace falta hacer un sobreesfuerzo importante o sufrir una lesión con un cuchillo o un disparo.

Sin embargo, también puede ocurrir lo que se denominan roturas espontáneas: en las que el tendón se rompe sin haber sufrido ningún traumatismo.

Esta es una de las maneras de lesionarse el tendón de Aquiles, que pese a su grosor puede acabar rompiéndose de la manera más inesperada.

En este post encontrarás todo sobre esta lesión:

  • Quiénes son más propensos a rompérselo
  • Síntomas de un tendón de Aquiles roto
  • Cuándo debes operarte
  • Cómo es la cirugía: técnicas empleadas
  • Recuperación: consejos y pautas paso a paso
  • Tiempos de baja laboral y posibles secuelas
  • Y cómo prevenir nuevas roturas

Averigua si eres una persona proclive a sufrir este problema

El perfil de persona que se rompe "el Aquiles" y que suelo ver en los servicios de urgencias es muy concreto:

Generalmente se trata de un hombre entre 35 y 55 años, no muy deportista y con algo de sobrepeso que un buen día decide jugar un partido de fútbol o de tenis con amigos para rememorar viejos tiempos.

Cuando llega a urgencias dolorido y medio cojo cuenta de manera muy clara que ha notado un dolor súbito en la parte posterior de la pantorrilla como si alguien le hubiese dado una patada.

De hecho, si ha sido durante un partido de fútbol, sigue cabreado porque está convencido que alguien le ha hecho una entrada un poco fuerte mientras que el resto de compañeros le aseguran que han visto como se caía solo al suelo.

También existen otros factores de riesgo que pueden llevar a que sufras una rotura espontánea del tendón de Aquiles, como:

  • Que tengas más de 50 años
  • Que padezcas una enfermedad que te provoque alteraciones en el tejido tendinoso, como la artritis reumatoide
  • O que tomes medicamentos que también provoquen alteraciones en los tendones, como un tratamiento crónico con corticoides o medicaciones bajar el colestarol llamadas estatinas.

Me duele el tendón de Aquiles, ¿cómo puedo saber si lo tengo roto?

Su rotura provoca mucho dolor, dificultad para caminar y pérdida de fuerza en los gemelos.

Generalmente a un traumatólogo le basta con realizar una simple exploración para ver que el tendón de Aquiles ha fallado.

Apreciará como una hendidura en el trayecto del tendón, cerca del talón. Lo que los médicos llamamos signo del hachazo.

Otro síntoma de que debe hacer pensar que tengas roto tu tendón de Aquiles es que no puedas flexionar el tobillo.

Esta falta de flexión del tobillo la detectará tu traumatólogo cuando te comprima la pantorrilla.

¿Por qué se puede rasgar un tendón tan grueso y potente como este?

Como te decía, el tendón de Aquiles sólo es superado en grosor por el tendón rotuliano, que es el que transmite la fuerza del cuádriceps (el músculo que tenemos en la parte delantera del muslo.

Y por difícil que parezca, la vida sedentaria atrofia TODOS los tejidos del aparato locomotor, lo que les hace perder elasticidad y resistencia.

Si a ello sumamos un mal calentamiento antes de hacer deporte, aumentas el riesgo de que el tendón se rompa al hacer un ejercicio físico intenso como es el arranque o una frenada en un partido de fútbol.

¿Qué pasa si no me opero el tendón de Aquiles?

Durante mucho tiempo se mantuvo la tendencia de inmovilizar el tobillo hasta que cicatrizara el tendón y luego empezar a moverlo progresivamente.

Sin que los resultados de este tratamiento fueran malos, tras unos meses algunas de estas personas volvían a sufrir una rotura del tendón de Aquiles, ya que la reparación de su lesión no era la adecuada.

Actualmente, SÓLO te recomiendo este tratamiento si:

  • tienes una edad avanzada
  • o si no estás en condiciones de aguantar una intervención quirúrgica (enfermedad grave ,etc.)

"Para el resto de casos, mi recomendación es que te operes"

Cirugía para reparar una rotura del tendón calcáneo

Se realiza mediante una sutura de gran resistencia.

Es decir, se usa un hilo muy grueso para coser los 2 extremos dañados del tendón.

La operación para reparar el tendón de Aquiles se puede hacer mediante 2 técnicas:

ABIERTA:

  • Se hace una incisión para ver bien donde se ha roto el tendón y poder coserlo correctamente, e incluso realizar alguna sutura de refuerzo alrededor del mismo.
  • Necesita una recuperación más larga y mayores cuidados de la herida.

CERRADA:

  • La sutura del tendón se realiza por pequeñas incisiones.
  • Es menos agresiva que la técnica abierta y con un postoperatorio más llevadero.
  • Pero como pega decirte que en este caso, el traumatólogo no visualiza como queda la sutura y ha de confiar en su sensación de firmeza al realizarla.

"La elección de la técnica de operación para el tendón de Aquiles dependerá de cada paciente, de la altura a la que esté roto, si ya ha habido una rotura previa o de la experiencia del traumatólogo con cada técnica"

Personalmente tengo más experiencia con la técnica abierta y es la que suelo recomendar a mis pacientes.

Eso sí, si se trata de un rotura de una reparación previa del tendón o de un tratamiento no quirúrgico, creo que siempre debe de hacerse una reparación abierta.

Ya que esta ofrece la posibilidad de realizar alguna técnica de refuerzo adicional.

Recuperación tras la operación: apoyo progresivo y bota Walker

Mis recomendaciones de rehabilitación si te has operado es que te incorpores progresivamente a la actividad diaria siguiendo este esquema:

  • 3 semanas sin apoyar el pie, inmovilizado con un férula con el pie flexionado como si estuvieses de puntillas y la rodilla algo flexionada (lo que se llama en traumatología inmovilización en equino).
  • Otras 3 semanas con apoyo parcial repartiendo la carga entre el pie y unas muletas.
    En este periodo recomiendo que pases a una bota ortopédica tipo "Walker" (en este enlace te dejo una que te recomiendo).
  • A las 6 semanas de la intervención, inicia la rehabilitación pasiva con movilizaciones con un fisioterapeuta.
  • Y a partir de los 3 meses tras la operación, deja de utilizar las muletas pero todavía llevando la bota ortopédica, que podrás ir retirando progresivamente según te indique tu traumatólogo en la consulta.
    En esta fase ya puedes probar un poco de bici estática y de piscina si quieres.
  • No te recomiendo que hagas prácticas deportivas de impacto, carrera, etc. hasta pasados 6 meses de la cirugía.
    Y te aconsejo que seas muy prudente al principio: realizando un buen calentamiento y estiramientos al empezar y al finalizar el ejercicio.

¿Cuánto tiempo de baja laboral me puede suponer esta lesión?

Aunque hablar de fechas concretas es un poco pretencioso ya que cada paciente tiene su ritmo, también es cierto que no todos los tipos de trabajo son iguales.

Por darte una orientación según el tipo de trabajo al que te dediques:

TRABAJOS CON MUCHA EXIGENCIA FÍSICA

  • En esta clasificación entrarían empleos que impliquen sobrecargar las piernas.
  • Como podría ser el de comercial, policía o cartero.
  • Y podría suponer un mínimo de 3 meses de baja, pudiendo prolongarse hasta los 6 meses.

DE EXIGENCIA INTERMEDIA

  • Aquello que no supongan que tengas que estar todo el rato de pie o andando.
  • En este caso podrías plantearte una reincorporación a los 2 meses.

TRABAJOS MÁS SEDENTARIOS

  • Por último, estarían aquellos trabajos en los que hay que estar sentado todo el rato.
  • Podrías reincorporarte a partir de las 3 semanas.
  • Eso sí, ten en cuenta que hasta las 6 semanas puedes necesitar caminar con muletas y con una bota Walker como esta.

¿Puede quedarme alguna secuela tras sufrir una rotura del tendón Aquíleo?

La función principal del tendón de Aquiles es la de flexionar tu tobillo hacia plantar.

Este movimiento cobra especial importancia en la fase de la marcha en la que despegas el pie del suelo.

Cuando el tendón está dañado puede perder elasticidad y limitar la movilidad de tu tobillo al hacer este tipo de movimientos, provocando cojera o dolor crónico al caminar, correr o saltar.

Si eres una persona joven con una reparación adecuada no deberías tener limitaciones importantes.

Pero hay circunstancias que aumentan el riesgo de que este tendón funcione peor:

  • Si has pasaso por múltiples cirugías como consecuencia de roturas repetidas
  • Si tu tendón de aquiles estaba previamente enfermo (como te he comentado más arriba)
  • Si no cumples rigurasamente los plazos de tu rehabilitación
  • Si tienes una edad bastante avanzada
  • Si eres diabético
  • Si eres fumador de manera habitual

Si alguno de estos es tu caso, te vendrá bien seguir estos consejos que te dejo a continuación.

Cómo prevenir una rotura si eres un paciente con un perfil de riesgo

Existen varios factores que está en tu mano cambiar si quieres evitar una lesión del tendón calcáneo.

Nadie puede para el reloj y el tendón de Aquiles, al igual que el resto de tejidos del cuerpo, envejece y va perdiendo propiedades mecánicas.

Pero para terminar este post, te dejo aquí mis recomendaciones:

  • Evita el sobrepeso
  • No fumes
  • Evita la vida sedentaria y haz ejercicio físico adaptado a tu nivel de manera regular
  • Calienta y estira antes y después de cada ejercicio, por poca intensidad que éste tenga
  • Corrige y mantén a raya tus problemas de metabolismo como la diabetes, el colesterol, gota o enfermedades reumáticas (siempre supervisados por el especialista adecuado).