Traumatologíaymás
Por Dr. Eugenio Ferrer
x BONUS EXTRA
Guía gratuita: no
Te la mandaré enseguida a tu email. ¡Revisa tu correo!

Morfina y derivados para el dolor ¿tiene efectos secundarios esta droga/medicación?

La morfina y sus derivados están considerados como medicamentos peligrosos (drogas) que sólo deben administrarse en contadas ocasiones.

¿Pero sabes cuándo se aconseja su uso y para qué sirven?

En este artículo te explico qué son, para qué se utilizan en medicina y los posibles efectos secundarios de estos opioides.

  1. facebook
  2. google
  3. twitter
La palabra morfina proviene de Morfeo, dios griego del sueño

¿Sabías que la morfina fue el primer producto que se extrajo de la planta del opio para su uso médico en tratamientos para el dolor y en operaciones?

Las propiedades de la morfina como analgésico son bien conocidas desde hace siglos:

  • Ha tenido un uso lúdico y medicinal en muchas culturas, especialmente en oriente.
  • Y aún hoy, su consumo es relativamente habitual en algunos países donde consideran la morfina como una "droga de ocio" (de la misma manera que en los países occidentales se consume alcohol y tabaco).

Es habitual pensar que esta medicación sólo se administra a pacientes en estado ya terminal.

Pero nada más lejos de la realidad.

La morfina se receta continuamente a personas de distintas edades y condiciones.

Si te interesa este tema tras leer este post sabrás:

  • Qué medicamentos pertenecen al grupo de morfina y sus derivados
  • En qué se diferencian los opiodes mayores de los opioides menores
  • En qué casos se utilizan en la medicina
  • Sobre los parches de morfina
  • Mis recomendaciones sobre su uso para tratar el dolor
  • Qué efectos secundarios tienen estos medicamentos
  • Y durante cuánto tiempo hay que tomarlos

Qué medicamentos están incluidos en este grupo y cuáles son sus efectos

A lo largo de los años, la industria farmacéutica ha ido desarrollando otras moléculas que actúan de forma similar a la morfina.

Se diferencian en que tienen distinta intensidad de efectos.

A todo este conjunto de fármacos se les conoce como opioides, opiáceos o morfina y sus derivados.

Clásicamente se divide a estos fármacos en 2 grandes grupos:

1. OPIOIDES MENORES:

En este grupo se encuentran medicamentos como el tramadol y la codeína.

Tienen un efecto menor para tratar el dolor.

Pero también menos efectos adversos, por lo que son más manejables.

2. OPIOIDES MAYORES:

Se trata de fármacos como la morfina, hidromorfona, oxicodona, buprenorfina, heroína y metadona, entre otros.

Estos medicamentos alivian el dolor en mayor medida.

Pero por el contrario tienen más efectos secundarios:

  • Como su efecto adictivo (la heroína es el ejemplo más claro de este problema).
  • Otras complicaciones como la somnolencia, náuseas o el estreñimiento.

¿Para qué se usa la morfina en hoy en día en medicina?

El campo estrella de estos medicamentos es para aliviar el dolor.

Sobretodo en:

  • Personas con cáncer
  • Personas recientemente operadas
  • O que tengan con dolor crónico por problemas degenerativos, como la artrosis o la artritis.

El tramadol o la codeína (opioides menores) se emplean como complemento a los antiinflamatorios.

el nolotil o el paracetamol para aumentar el alivio del dolor.

Incluso hay productos en los que ambos fármacos están combinados en la misma pastilla (Codefferalgán, Pazital o Zaldiar).

Los opioides menores también se pueden usar en sustitución del nolotil, paracetamol o antiinflamatorios en personas alérgicas.

Los opioides mayores sólo se usan en los siguientes supuestos:

  • Si los opioides menores que te acabo de mencionar no han tenido el efecto esperado sobre el dolor
  • En personas con dolor crónico intenso, también en personas con cáncer o pacientes recién operados
  • Su manejo puede ser tanto hospitalario como en consultas y debe estar supervisado de manera estrecha por un médico

Sobre los parches de morfina

Este tipo de presentación se prescribe con frecuencia a personas con dolores crónicos.

La principal ventaja de los parches de morfina es que liberan continuamente el medicamento (al contrario de lo que ocurre con la medicación que tomas en pastillas).

Así se consigue mantener un nivel de efecto muy constante, lo que hace que no sientas dolor en ningún momento.

Y como curiosidad decirte que los parches de morfina no tienen por qué ponerse en la zona en la que sientes molestias.

De hecho se suelen poner en la espalda o en el tronco.

¿Y eso por qué? Quizás te preguntes.

Pues porque las sustancias que contienen pasan a tu sangre a través de la piel. Y la sangre al circular las reparte por todo tu cuerpo.

Mis recomendaciones sobre el uso de la morfina para el tratamiento del dolor

En primer lugar recordarte que la morfina se puede considerar como una droga.

Por no aburrirte con listas de indicaciones, te voy a dar aquí una serie de ideas sobre cuál es la filosofía que se tiene actualmente respecto al consumo de esta sustancia y sus derivados:

CONTROL

  • Es importante que sepas manejar los efectos secundarios (de los que te hablo en el siguiente apartado).
  • Estos los puedes mitigar con la medicación oportuna que tu médico puede prescribirte junto al propio opioide.

DOSIS

  • Un aumento de la dosis (porque notes que aún así te sigue doliendo), te lo debe indicar tu médico.
  • No debes caer nunca en la tentación de automedicarte.
  • Si tomas opioides de manera crónica es necesario que acudas a la consulta del médico con cierta frecuencia.
  • Podrá detectar posibles efectos secundarios que tengas o determinar si la dosis que te estás tomando es insuficiente.

FORMATO

  • Hoy en día tienes múltiples tipos de administración para la morfina y derivados: pastillas, intravenosos, subcutáneos, parches, etc.
  • La elección de la vía o combinaciones debe de serte prescrita por el médico que lleve tu caso y por nadie más.
  • Él es quien conoce mejor tu historial de medicación para el dolor.

DOLOR NEUROPÁTICO

  • La morfina y sus derivados también son de utilidad en el tratamiento del dolor llamado neuropático.
  • Este tipo de dolor tiene lugar cuando lo que está lesionado es el propio nervio que transmite la sensibilidad de una zona concreta.
  • Es lo que ocurre por ejemplo en la ciática.

Efectos secundarios de la morfina y sus derivados

Si usas morfina los efectos adversos que puedes notar de manera más frecuente pueden ser:

  • Mareos y náuseas: pueden resolverse ajustando más la dosis o con medicaciones como el Primperán.
  • Estreñimiento
  • Somnolencia: por lo que no es recomendable que te los tomes justo antes de realizar una actividad que requiera mucha atención como la conducción.
  • Interacción con otros medicamentos.
  • Adicción: es uno de los efectos más temidos. Es cierto que pueden causarla pero la manera de evitarlo es seguir las instrucciones de tu médico y acudir a las revisiones para ver qué tal está funcionando.

Tienes que tener en cuenta que la dispensación de medicamentos del grupo de la morfina se realiza en farmacias siempre con receta médica.

En ella el médico debe indicar que se trata de un estupefaciente y consignar sus datos de contacto por si hay algún problema.

¿Si mi médico me ha prescrito derivados de la morfina, ya los voy a necesitar de por vida?

No necesariamente has de tomarla de manera crónica.

Todo dependerá de la evolución del proceso por el que se te han prescrito estos medicamentos.

No es lo mismo tener que tomarlos por un dolor agudo por una lesión o una operación, que tomarlos porque tienes mucha artrosis o aplastamientos vertebrales por osteoporosis.

Es cierto que hay personas que han de tomar estos medicamentos durante años.

Pero no significa que estén enganchados a una droga, sino que simplemente esta medicación les proporciona un alivio que les permite tener una calidad de vida digna.

Esto ocurre habitualmente en personas de cierta edad con lesiones y que no tienen otra opción de tratamiento más que los analgésicos.

Mis recomendaciones finales

En resumen, la morfina, los opióides y opiáceos derivados son medicamentos muy útiles contra el dolor pero que necesitan supervisión médica.

Especialmente al principio del tratamiento y en el caso de los opioides más potentes por sus posibles efectos adversos.

Siempre consulta a un médico de confianza y no te automediques ni cambies las dosis a tu antojo.

Aún más información

Aquí te he recopilado algunos de mis mejores artículos relacionados con este tema que quizás te venga bien consultar.

Dr. FerrerConsúltame online y da el paso definitivo para solucionar esa lesión que te impide hacer vida normal.
Te contaré todo lo has de saber sobre tu problema para ayudarte en tu recuperación.


¡Si te ha sido útil esta información, compártela en tus redes sociales desde los botones de abajo para ayudar a más personas!

  1. facebook
  2. google
  3. twitter